los hombres pueden evitar los tratamientos agresivos contra el cáncer de próstata

(CNN)– La mayoría de los hombres a los que se diagnosticó un cáncer de próstata podría retrasar o evitar tratamientos agresivos sin mermar sus posibilidades de supervivencia, según los nuevos resultados de un estudio de la larga duración realizado en el Reino Unido.

Los hombres del estudio que se asociaron con sus médicos para vigilar de cerca sus tumores de próstata de riesgo bajo a intermedio – una estrategia denominada vigilancia o seguimiento activo-redujeron el riesgo de sufrir complicaciones que alteran la vida, como incontinencia y disfunción eréctil, que pueden conducir a un tratamiento agresivo de la enfermedad, pero no tuvieron más probabilidades de mortir de cáncer que los hombres que se sometieron a una cirugía para extirpar par la próstata o que fueron tratados con bloqueadores hormonales y radiación.

«La buena noticia es que, si te diagnostican cáncer de próstata, no entre en pánico y tómate tu tiempo para tomar una decisión» sobre cómo proceder, dijo el autor principal de l’estudio, el Dr. Freddie Hamdy, professor de Cirugía y Urología de la Universidad de Oxford.

Otros expertos que no participaron en la investigación coincidente en que el estudio era alentador para los hombres diagnosticados de cáncer de próstata y sus médicos.

«Cuando se evalúa cuidadosamente a los hombres y se valora su riesgo, se puede retrasar o evitar el tratamiento sin perder la oportunidad de curar a una gran parte de los pacientes», confirmó el Dr. Bruce Trock, profesor de urología, de Epidemiología y Oncología de la Universidad Johns Hopkins.

Los resultados no se aplican a los hombres con cáncer de próstata de alto riesgo y alto grado según las pruebas realizadas. Estos cánceres agresivos, que representan alrededor del 15% de todos los diagnósticos de cáncer de próstata, siguen necesitando un cesitando ratamiento rápido, afirma Hamdy.

Para los demás, sin embargo, el estudio suma a un conjunto creciente de pruebas que demuestran que la vigilancia de los cánceres de próstata suele ser lo correcto.

«Lo que me llevo de esto es la seguridad de realizar un seguimiento activo en los pacientes», confirmó el Dr. Samuel Haywood, oncólogo urólogo de la Clínica Cleveland de Ohio, quien revisó el estudio pero no participó en la investigación.

Los resultados del estudio se presentaron durante el congreso anual de la Asociación Europea de Urología, celebrado en Milán, Italia. También publicado en Evidence Studies en New England Journal of Medicine Review y en una revisión complementaria, NEJM Evidence.

Un cancer comun que solo ser de bajo riesgo

El cáncer de próstata es el segundo cáncer más común en los hombres de Estados Unidos, por detrás de los canceres de piel no melanoma. Según el Instituto Nacional del Cáncer, a lo largo de su vida se diagnosticará cáncer de próstata aproximadamente el 11% de los varones estadounidenses, es decir, 1 de cada 9, et aproximadamente el 2,5%, es decir, 1 de cada 41, morirá por esta causa. Cada año se gastan en EE.UU. US$ 10.000 millones en el tratamiento del cáncer de próstata.

LEER  El suicidio asciende a la undécima causa principal de muerte en EE.UU. en 2021, revirtiendo dos años de vida

La mayoría de los cánceres de próstata crecen muy lentamente. En términos generales, un tumor limitado a la próstata tomó al menos 10 años en causar síntomas significativos.

El estudio, que se ha realizado a lo largo de décadas, confirmó que muchos médicos e investigadores no han entendido en este tiempo: la mayoría de los cánceres de próstata detectados mediante análisis de sangre que miden los niveles de una proteína llamada antígeno prostático específico, o PSA, no dañarán a los hombres Durante su vida y no requiere tratamiento.

El Dr. Oliver Sartor, director médico del Centro Oncológico de Tulane, dijo que los hombres deben escuchar que muchas cosas han cambiado con el tiempo, y que los médicos han refinado su enfoque del diagnóstico desde que se inició el estudio en 1999.

«Quería dejar claro que la forma en que estos pacientes son examinados y biopsiados y asignados al azar es muy, muy diferente de cómo estos mismos pacientes podrían ser examinados, biopsiados y asignados al azar hoy en día», dijo Sartor, quien escribió un editorial sobre el estudio, pero no participó en la investigación.

Afirmó que los hombres incluidos en el estudio encontraron en las primeras fases del cáncer y eran en su mayoría de bajo riesgo.

Ahora, dice, los médicos disponen de más herramientas, como la resonancia magnética y las pruebas genéticas, que pueden ayudar a orientar el tratamiento y minimizar el sobrediagnóstico.

Los autores del estudio explican que, para disipar la preocupación de que sus resultados podrían no ser relevantes para la población actual, reevaluaron sus pacientes utilizando métodos modernos para clasificar los cánceres de próstata. Según esos criterios, alrededor de un tercio de sus pacientes tendrían una fermentación de riesgo intermedio o alto, algo que no cambiaría las conclusiones.

Cuando menos tratamiento es mayor atencion

Cuando inició sus estudios en 1999, el cribado rutinario del PSA en los hombres era la norma. Muchos médicos recomendaron realizar pruebas anuales de PSA a sus pacientes varones mayores de 50 años.

Las pruebas de PSA su pero sensible sin detalles. El cáncer puede elevar los niveles de PSA, pero también pueden hacerlo factores como infecciones, actividad sexual e incluso andar en bicicleta. Las muestras de PSA elevadas requieren más evaluaciones, que pueden incluir muestras de imágenes y biopsias para determinar la causa. La mayoría de las veces, todo ese seguimiento no merece la pena.

LEER  Emiten advertencia sobre aumento de bacterias resistentes a fármacos

“En general, se cree que solo alrededor del 30% de las personas con un PSA elevado tendrán realmente cáncer, y de las que lo tienen, la mayoría no necesitan tratamiento”, afirmó Sartor.

A lo largo de los años, los estudios y las modelos ha demostrado que la realización periódica de pruebas de PSA para detectar el cáncer de próstata puede ser más perjudicial que beneficiosa.

Según algunas estimaciones, hasta el 84% de los hombres con cáncer de próstata identificados mediante cribado systemático no se benefician de la detección de sus cánceres porque su cáncer no sería fatal antes de morir por otras causas.

Otros estudios han calculado que entre uno y otro cinco hombres diagnosticados de cáncer de próstata reciben un tratamiento excesivo. Las pérdidas por exceso de tratamiento del cáncer de próstata están bien documentadas e incluyen incontinencia, disfunción eréctil y pérdida de potencia sexual, así como ansiedad y depresión.

En 2012, el influyente Grupo de Trabajo de Servicios Preventivos de EE.UU. aconsejó a los hombres sin no se sometieran a pruebas de PSA como parte de sus periódicos periódicos, alegando que los daños del cribado superaban sus beneficios.

Ahora, el grupo de trabajo optó por una enfoque más individualizado, diciendo que los hombres entre 55 y 69 años deben tomar la decisión de someterse a pruebas periódicas de PSA después de sopesar cuidadosamente los riesgos y beneficios con su médico. Disaconsejan el cribado con PSA a los hombres mayores de 70 años.

La Sociedad Estadounidense contra el Cáncer respalda en gran medida el mismo enfoque, recomendando que los hombres con un riesgo medio mantengan una conversación con su médico sobre los riesgos y beneficios de los 50 años.

El tratamiento no influencia en la supervivencia

El ensayo ha seguido a más de 1.600 hombres a los que habían extendido su próstata en el Reino Unido entre 1999 y 2009.

Cuando ingresaron, los hombres fueron asignados aleatoriamente a uno de los tres grupos siguientes: seguimiento activo, es decir, análisis de sangre periódicos para vigilar sus niveles de PSA; radioterapia, que utilizó bloqueadores hormonales y radiación para reducir el daño a los tumores; y prostatectomía, o cirugía para extirpar la próstata.

Los hombres a los que se asignó la monitorización podrían cambiar de grupo colgante el estudio si sus cánceres progresaban hasta el punto de necesitar un tratamiento más agresivo.

La mayoría de los hombres han sido objeto de seguimiento durante unos 15 años y, para el análisis de datos más recientes, los investigadores pudieron obtener información de seguimiento sobre el 98% de los participantes.

LEER  Luis Barbero, subdirector de EL PAÍS | EL PAÍS que hacemos

En 2020, 45 hombres -aproximadamente el 3% de los participantes- habían muerto de cáncer de próstata. No hubo diferencias significativas en las muertes por cáncer de próstata entre los tres grupos.

Los hombres del grupo de seguimiento activo tienen más probabilidad de que su cáncer progrese y más probabilidad de que s’incrementieri en comparación con los otros grupos. Alrededor del 9% de los hombres del grupo de seguimiento activo sufrieron metástasis, frente al 5% de los otros dos grupos.

Trock advierte que, a menos que se vea afectada por la supervivencia global, la propagación del cáncer es un resultado insignificante. Puede ser doloroso y requerir tratamientos agresivos en esa fase.

La vigilancia activa tuvo importantes ventajas frente a la cirugía o la radioterapia.

Durante el seguimiento de los hombres a lo largo de 12 años, los investigadores descubrieron que entre 1 de cada 4 y 1 de cada 5 de los operadores de próstata necesitaban llevar al menos una compresa al día para protegerse de las pérdidas de orina. Segun la Dra. Jenny Donovan, de la Universidad de Bristol, quien dirigió el estudio sobre los resultados informados de los pacientes tras el tratamiento, esa tasa era el doble de la de los demás grupos.

La función sexual también se vio afectada. Es natural que la función sexual disminuya en los hombres con la edad, por lo que al final del estudio casi todos los hombres información de una función sexual baja, pero sus patrones de disminución fueron fuertes dependiendo de su tratamiento del cáncer de próstata, dijo .

«Los hombres que se someten a una cirugía tienen una función sexual baja al principio, y eso continua. Grupo de vigilancia activa el descenso se lentamente con el tiempo», explica Donovan.

Donovan asegura que cuando presentó sus datos a los médicos, estos señalaron lo mucho que ha cambiado desde que se inició el estudio.

«Algunos dirían: ‘Vale, sí, pero ahora tenemos todas estas nuevas tecnologías, nuevos tratamientos'», dijo, como la radioterapia de intensidad modulada, la braquiterapia y las cirugías de próstata asistidas por robot, «pero en realidad, otros estudios han demostró que los efectos sobre estos resultados funcionales son muy similares a los efectos que vemos en nuestro estudio», afirmó.

Tanto Donovan como Hamby opinaron que las conclusiones del estudio deben ser tenidas muy en cuenta por los hombres y sus médicos a la hora de tomar decisiones sobre el tratamiento.

«Espero que los médicos utilicen las cifras que hemos presentado en este artículo y las compartan con los hombres, de modo que los recién diagnosticados de cáncer de próstata localizado puedan evaluar realmente estas ventajas y desventajas», indicó Donovan.