la reversión de Joe Biden, bajo presión legal y política

“No más forraje de petróleo en tierras federales. Indicar. Indicar. Indicar. Es un desastre hacer esto en el Ártico, un gran desastre». : así habló Joe Biden, evocando el derretimiento de los glaciares y el destino del caribú, en febrero de 2020. El actual mandatario hacía campaña en New Hampshire por la nominación presidencial demócrata. Pero el presidente no es el candidato, y la administración Biden aprobó, el lunes 13 de marzo, a escondidas, la puesta en marcha de un gigantesco proyecto petrolero bajo el Círculo Polar Ártico, en la Reserva Nacional de Petróleo, llevado a cabo por el gigante tejano ConocoPhillips. Siete mil millones de dólares de inversión, para eventualmente extraer 180.000 barriles de petróleo por día, o el equivalente al 40% de la producción actual de petróleo de Alaska.

La administración Biden, avergonzada por el asunto, anunció toda una serie de medidas para evitar el forraje en alta mar en las costas del océano Ártico, a 12.000 km2 en el mar de Beaufort. Ha reducido de cinco a tres el forraje que ConocoPhillips podrá fabricar, mientras que este último se ha visto obligado a regresar 230 km2 de tierra que tenía en concesión para preservar la vida silvestre, especialmente el caribú. Más de la mitad de la reserva nacional de petróleo, una inmensa zona rica en hidrocarburos asignada desde la década de 1920 y tan grande como tres veces el tamaño de Bélgica, será santificada. «Todo es solo disfrazarse»lamentó a la New York Times Ben Jealous, presidente del Sierra Club, una organización ecologista, que habla de “un gran abuso de confianza”.

De hecho, el precedente es considerable. Se trata del mayor proyecto petrolero de Alaska, mientras que el campo de Prudhoe Bay, descubierto en 1968, se está agotando, al punto que la operadora BP cede el control al pequeño productor texano Hilcorp. Revive el Oleoducto Transalaska, que transportó a lo largo de casi 1.300 kilómetros hasta Valdez, en la costa del Pacífico, más de 2,1 millones de barriles en su apogeo en 1988, pero ahora solo transporta 480.000, demuestra que las tierras vírgenes de Alaska no están cerradas al petróleo explotación.

LEER  Flujos tecnológicos fabricados en EE. UU. a aerolíneas rusas sancionadas
Lea también: Artículo reservado para nuestros suscriptores En Prudhoe Bay, Alaska, los convictos del frío sueñan con gas natural para reemplazar al petróleo

“¡Tenemos necesidades! »

Durante años, sin embargo, las empresas petroleras se retiraron, incluso rehuyendo las subastas de explotación, por el oprobio público que sufría cualquier explotación del subsuelo de Alaska, el muy compensado aislamiento del territorio y los hidrocarburos baratos que abundan en Texas. ¿Por qué ese cambio de rumbo? Primero, la administración de Biden tenía pocas opciones. Básicamente, las tierras federales están destinadas a ser explotadas y la Casa Blanca no tiene derecho, según los tribunales, a vetar ninguna explotación.

Te queda el 60,69% de este artículo por leer. Lo siguiente es solo para suscriptores.