La batalla por la presidencia del BEI se recrudece en Santiago: Calviño y otros tres candidatos se ven las caras | Economía

La batalla por la presidencia del BEI se recrudece en Santiago: Calviño y otros tres candidatos se ven las caras | Economía

Nada está decidido aún sobre quién ocupará la presidencia del Banco Europeo de Inversiones (BEI) a partir del 1 de enero. Los candidatos, entre ellos la española, Nadia Calviño, están midiendo sus fuerzas en Santiago de Compostela, donde se celebra la reunión de ministros de Finanzas de la Unión Europea. Sin embargo, según el coordinador del proceso, el ministro de Finanzas belga, Vincent van Peteghem, no parece fácil que se vaya a decidir en la capital gallega: “Creo que no tenemos que forzar el proceso. Estamos en un proceso de tener consultas informales e intentar tener un candidato de consenso para el final del proceso. No creo que estemos en ese punto todavía”.

A la reunión en Santiago ha acudido lógicamente la titular española, que además es la organizadora del encuentro por ser España el país que preside el Consejo de la UE este semestre. Es vista como la favorita, apuntan varias fuentes. Pero eso no quiere decir que lo vaya a tener fácil. La propia Calviño ha señalado que “no se puede dar nada por hecho” a su llegada al encuentro este viernes. Después ha asegurado que no va a poner este punto encima de la mesa. No obstante, ese momento llegará el sábado, cuando el belga Van Peteghem dé cuenta de cómo va el proceso aunque no está en sus planes “una discusión sobre los candidatos”, señalan fuentes de su equipo.

LEER  Los sindicatos que representan a los escritores y actores de Hollywood buscan limitar la IA y los chatbots

También han ido a Santiago de Compostela otros aspirantes al puesto. Lo ha hecho la rival más potente de Calviño en esta carrera, la danesa Margrethe Vestager, como parte de la delegación de su país. La que fuera comisaria de Competencia de la Comisión hasta la semana pasada ha argumentado que el Ecofin es una “oportunidad extraordinaria” y ha asegurado tener apoyos, aunque no ha dicho cuáles. Ella, como el coordinador del proceso, también ha apostado por que la carrera no acabe en Santiago: “No creo que nadie espere ningún tipo de decisión este fin de semana”.

Y si bien Calviño y Vestager, por este orden, son las candidatas más fuertes, apuntan fuentes diplomáticas, los demás no han tirado la toalla. De hecho, dos de ellos también han acudido a Santiago a buscar respaldo, participando en las delegaciones que sus países han mandado al encuentro: Daniele Franco, exministro de Finanzas italiano con Mario Draghi, y Teresa Czerwinska, vicepresidenta del banco que aspira a gobernar. El único que no ha acudido es el sueco Thomas Östros, también vicepresidente del BEI.

Desde la delegación italiana se defiende a su candidato y se apunta que el BEI no debería politizarse para garantizar la imparcialidad de la institución. Además, añaden que, aunque Franco fue ministro, no forma parte de ningún partido. Tampoco Calviño, a pesar de ser vicepresidenta primera del Gobierno, está afiliada a ninguna formación.

LEER  El Ejecutivo aprueba casi 900 plazas para la estabilización de temporales en la Administración General del Estado | Economía

Hasta ahora, los países son reacios a desvelar sus apoyos. Solo Portugal se ha salido de esa dinámica mezcla de discreción y misterio al anunciar ya que apoya a Calviño. Los demás no son explícitos. Los ministros de Francia, Bruno La Marie, y Alemania, Christian Lindner, no han mostrado sus cartas. “Calviño tiene todas las capacidades”, ha sentenciado el primero sin ir más allá, y señalando que esperaba que su decisión no se demorara. “Hay candidatos muy cualificados”, ha ensalzado el alemán, que ha advertido que el Gobierno del que forma parte “no ha tomado todavía una decisión”.

Margrethe Vestager, candidata a la presidencia del BEI, y la vicepresidenta primera del Gobierno, Nadia Calviño, en una visita a la catedral de Santiago.

Sistema de elección

El sistema de votación para la elección del presidente del BEI convierte la opinión de estos dos países en fundamental, junto con la de Italia. El elegido debe contar con el 68% del capital y este no se distribuye de igual forma entre los países. Los tres grandes tienen el 16,1% cada uno; España ostenta el 10%; Países Bajos, el 4,6%; y el resto de los países, participaciones menores. No obstante, para evitar que una componenda entre los grandes dejara fuera de juego a los pequeños, también se tiene que contar con el respaldo de un mínimo de 18 Estados.

LEER  El Banco Central Europeo frena las subidas de tipos después de la mayor escalada de su historia | Economía

Que el miércoles fuera elegida la alemana Claudia Buch para dirigir el Mecanismo Único de Supervisión bancaria de la zona euro en lugar de Margarita Delgado le evitó a Calviño un obstáculo añadido. Aunque los dos procesos sean independientes sobre el papel, hubiera resultado improbable que dos españolas resultaran elegidas en poco tiempo ante los equilibrios entre países que reinan en la UE.

La presidenta del BCE, Christine Lagarde, ha defendido la designación de Buch, que tiene ahora que ser ratificada por el Parlamento Europeo. Esto último está en duda porque los eurodiputados, durante el proceso de selección y después de una comparecencia por cada una de las candidatas, apoyaron unánimemente a la española. Sin embargo, el consejo de gobierno del banco central se decantó por la alemana. Cuando se le ha preguntado qué pasaría si el Parlamento rechaza la propuesta final, Largarde ha respondido: “Ya veremos si llega ese momento”.

Sigue toda la información de Economía y Negocios en Facebook y Twitter, o en nuestra newsletter semanal

La agenda de Cinco Días

Las citas económicas más importantes del día, con las claves y el contexto para entender su alcance.

RECÍBELO EN TU CORREO

Suscríbete para seguir leyendo

Lee sin límites