En Túnez, un nuevo Parlamento encorsetado y bajo alta vigilancia

¿Apenas elegido y ya bajo presión? Mientras tomaban residencia en el Bardo Palace el lunes 13 de marzo, los diputados tunecinos fueron advertidos enérgicamente por el presidente Kaïs Saïed: el pueblo, recordó el Jefe de Estado de Ghardimaou, ciudad cercana a la frontera con Argelia, ahora puede revocar a sus representantes «despues de un año» de mandato. Basta para ello que se movilice una décima parte del electorado de una circunscripción. “Estamos escribiendo una nueva página en la historia, (los diputados) hay que deshacerse de la mentalidad que prevaleció durante más de diez años”insistió el hombre fuerte del país.

Lea también: Artículo reservado para nuestros suscriptores Túnez: “El objetivo del presidente Kaïs Saïed es silenciar cualquier voz disidente”

La nueva Constitución escrita, ampliada a medida por Kaïs Saïed para dotarse de poderes, ha reducido drásticamente el margen de maniobra de los parlamentarios. Varios artículos permiten al Presidente de la República disolver la Asamblea de Representantes del Pueblo (ARP), gobernar por decreto o asumir plenos poderes sin límite de tiempo y sin supervisión de instituciones independientes. El control del gobierno por parte del Parlamento también es limitado, incluso anecdótico.

Además de la influencia ejercida por el ejecutivo, los funcionarios electos pueden ser objeto de presiones judiciales por delitos de opinión o en el ejercicio de sus funciones. La inmunidad que se les concede es relativa y no concierne “Delitos de injuria, difamación e intercambio de violencia cometidos dentro y fuera de la Asamblea. (El deputado) tampoco se beneficia de ella en caso de que obstaculice el normal funcionamiento de la Asamblea”especifica la Constitución presentada en referéndum en julio de 2022, con una participación del 30,5% de los votantes.

Prohibido a los periodistas

Un escenario revelador del nuevo clima político que reina en Túnez: a excepción de los medios estatales, ningún periodista pudo acceder este lunes al recinto para asistir a la sesión inaugural. Una primicia desde la revolución de 2011. Para protestar contra estas medidas, un grupo de periodistas discreparon frente a las barreras metálicas vestidas en la entrada del Parlamento. Se ha desplegado una gran fuerza policial alrededor del edificio para reemplazar los vehículos militares que han bloqueado el acceso desde el golpe de estado de Kaïs Saïed en julio de 2021.

Brahim Bouderbala, nuevo presidente de la ARP, reafirmó su deseo de trabajar «constructivamente» con el Ejecutivo

Durante esta primera sesión, los diputados eligieron como presidente de la ARP a Brahim Bouderbala, expresidente del colegio de abogados. Ferviente defensor del golpe de Estado de Kaïs Saïed y del «proceso del 25 de julio», había participado en la primavera de 2022 en la «comisión consultiva nacional para una nueva República» que debía elaborar un proyecto de Constitución. Durante su discurso inaugural, el Sr. Bouderbala reafirmó su apoyo al proceso político actual y su voluntad de trabajar «constructivamente» con el ejecutivo. Al invitar a los inversores y turistas extranjeros a visitar Túnez, dijo que quería “tranquilizar a todos los ciudadanos y extranjeros en situación regular” – referencia a la polémica anunciada por las declaraciones del 21 de febrero del Presidente de la República contra nacionales del África subsahariana.

LEER  En Irán, cinco meses de revuelta filmados por el pueblo
Lea también: Artículo reservado para nuestros suscriptores «Si lo hubiera sabido, nunca me habría venido a vivir a Túnez»: declara Laura, una marfileña de 34 años

A pesar de este importante apoyo, no se garantiza que Kaïs Saïed tenga una mayoría a su favor. Muchos de ellos se presentaron como “independientes” sin que se conozcan sus antecedentes ni su orientación política. El sitio de noticias de Túnez Al Qatiba identificó alrededor de medio centenar de diputados (de 154) que mostraban claramente su filiación o apoyo al proyecto del presidente.

«Un parlamento de cartón»

Al modificar la ley electoral para prohibir la participación de los partidos políticos en las elecciones, Kaïs Saïed quería evitar el regreso de quienes estuvieron en el poder entre 2011 y 2021, período que sus partidarios describen como «década negra». Sin embargo, según la encuesta deAl Qatiba, más de cuarenta diputados electos estaban afiliados a Nidaa Tounes, el partido fundado por el expresidente Béji Caïd Essebsi en 2012 para contrarrestar a los islamistas de Ennahda, entonces en el poder. Otros son notables conocidos en sus localidades por haber sido miembros del Rally Constitucional Democrático (RCD), el partido del expresidente Zine El-Abidine Ben Ali.

LEER  Dinamarca pone en marcha el almacenamiento de CO2 para reducir sus emisiones
Lea también: En Túnez, el presidente Saïed disolverá los consejos municipales, un logro de la joven democracia tras la «Revolución de los Jazmines»

“Quizás se pongan en modo Ben Ali y la Asamblea sea una cámara de grabación”pregunta con amargura Saïda Ounissi, exdiputada de Ennahda cuyo mandato había sido suspendido el 25 de julio de 2021 con el golpe de fuerza de Kaïs Saïed:

“No se podía tener una Constitución falsa, una revisión legislativa falsa, el poder en manos de un solo hombre y esperar algo diferente a lo que ves allí: un Parlamento de cartón, una decoración. »

El Frente de Salvación Nacional (FSN), principal coalición opositora al Kais Saïed -de la que forma parte Ennahda- declaró este domingo que no reconoce a este nuevo Parlamento. «resultante de la Constitución de un golpe de estado (…) y elecciones boicoteadas por una abrumadora mayoría”. Cerca del 11% de los votantes acudieron el 17 de diciembre y el 29 de enero a estas elecciones legislativas, que fueron rechazadas por una gran mayoría de partidos políticos y activistas opuestos al régimen, calificado de autoritario, por el nuevo caudillo de Túnez.

LEER  Rishi Sunak da marcha atrás en los compromisos climáticos del Reino Unido y desata una ola de críticas | Internacional