“En Israel, la reforma judicial no es menos peligrosa que una turba de enfurecidos asaltando un Parlamento”

IIsrael, como muchas otras democracias, es una sociedad profundamente polarizada. El debate público parece girar en torno al principio «¿Eres nuestro o nuestro enemigo?» (Josué 5:13).

En los debates sobre el interminable conflicto árabe-israelí y la ocupación de los territorios, sobre la relación entre religión y Estado derivada de la autodefinición de Israel como país judío y democrático, era fácil adivinar de qué lado del se situarían barricadas verbales, políticas ya veces incluso físicas.

Es interesante observar que, en las reacciones al nuevo plan del gobierno del Sr. Netanyahu para reformar el sistema judicial, no solo el número de manifestantes ha alcanzado una escala sin precedentes, sino que hay, tanto en Israel como en las comunidades judías de todo el mundo. el mundo, figuras prominentes y muchas personas, incluidos los sionistas de centro-derecha de convicción, a quienes uno nunca esperaría ver del lado antigubernamental. Incluso el expresidente Reuven Rivlin, miembro vitalicio del Likud, y muchos otros miembros de la vieja guardia de Menachem Begin (Primer Ministro de 1977 a 1983) expresaron públicamente sus profundas preocupaciones. También en el ámbito internacional, los estados “amigos” han mostrado su apoyo de larga data al cambiante estado de Israel.

LEER  Reseñas | Biden está tratando de cooptar la mayor fortaleza de Trump
Lea también la columna: Artículo reservado para nuestros suscriptores Israel: “La alianza del cinismo y la ceguera occidental abre las puertas al abismo”

Esto recuerda el levantamiento del 6 de enero de 2021 en Washington, que fue visto como un ataque a los valores e instituciones fundamentales de la democracia estadounidense. Este sentimiento, compartido por fervientes defensores del Estado de Israel «Para bien y para mal»está presente en las objeciones a la reforma propuesta.

síndrome de frankenstein

Para medir el alcance de las reacciones, el Presidente de la Corte Suprema, en un paso insuficiente, pronunció un discurso, en un foro profesional, el 12 de enero, retransmitido en directo por medios de difusión. En particular, dijo que lo que se hace pasar por meras «reformas» es, tanto en la intención como en los hechos, un plan para derribar algunas de las bases más fundamentales de la separación de poderes y el estado de derecho, sin pedirle a ningún Estado puede pretender legítimamente ser democrático.

LEER  la carta de Sophie Douce, periodista expulsada del país
Lea también la columna: Artículo reservado para nuestros suscriptores “Discutir la relevancia del concepto de pueblo judío no es lo mismo que cuestionar el derecho de Israel a existir”

Las cuatro reformas principales propuestas –y se anuncian otras– pueden parecer bastante inocentes: hacer que todos los nombramientos judiciales sean un asunto del ejecutivo y el parlamento (¿no es así en los Estados Unidos y en otros lugares?); exigir una gran mayoría de jueces para invalidar una ley parlamentaria (lo que no es, a primera vista, una proposición irrazonable); también permitir que el Parlamento anule las decisiones constitucionales de los jueces por mayoría simple (¿Canadá o Finlandia no tienen disposiciones similares?); finalmente, prohibir al poder judicial recurrir al criterio de «irracionalidad» o incluso «extremadamente irrazonable» Cuando examina la actuación de ministros y funcionarios, ¿no es sólo una cuestión técnica, motivo de reflexión para los profesores de derecho?

Te queda el 51,62% de este artículo por leer. Lo siguiente es solo para suscriptores.

LEER  En Kenia, el gobierno se desguaza para subir nuevos impuestos