En Etiopía, la diplomacia del trigo de Abiy Ahmed está luchando

El primer ministro Abiy Ahmed quisiera hacer de la autosuficiencia en trigo un símbolo de la Etiopía moderna, en el contexto del proyecto para borrar de la memoria la imagen de un país a menudo asociado con campañas de ayuda humanitaria para luchar contra el hambre.

Desde que llegó al poder en 2018, el premio Nobel de la Paz la ha convertido en una de las áreas prioritarias de su política. “Hemos hecho realidad el sueño de una Etiopía exportadora de trigo”presumió el pasado 12 de febrero de un flamante almacén integrado en la fértil zona de Bale, en la región de Oromia.

Lea también: Tras su visita a Etiopía, el secretario de Estado estadounidense denuncia «crímenes de lesa humanidad» allí

Una afirmación exagerada, por no decir errónea. La gran campaña de comunicación en la que se ha embarcado lucha por hacer olvidar que en el país vive la peor situación humanitaria del mundo, según cifras de Naciones Unidas. El aumento de la producción de trigo no puede, por sí solo, aliviar la profunda crisis que atraviesa este país de 115 millones de habitantes.

La guerra civil en Tigray en la que se acusó a Abiy Ahmed de utilizar la privación de alimentos como arma de guerra, la guerra de guerrillas en la región de Oromia y la peor sequía en cuatro décadas han dejado a 20,4 millones de etíopes en una situación de inseguridad alimentaria desesperada. Eso es casi un habitante de cada cuatro.

“Un objetivo muy poco realista”

En este país donde la teff es el rey, el cereal que tradicionalmente forma la tortita deinjera y cervezas locales: Abiy Ahmed apuesta por el trigo, que es más barato de cultivar. Etiopía es el principal productor en el África subsahariana. Desde 2019, las autoridades han reorientado millones de birr de inversión a proyectos de riego, mecanización y mejoramiento de semillas.

LEER  Frente a los ciberataques vinculados a la guerra de Ucrania, los europeos intentan reforzar su cooperación militar

Etiopía ha triplicado su superficie de cultivos de trigo de regadío, de 400.000 hectáreas a 1,3 millones de hectáreas, en particular al reunir a los agricultores en grupos agrícolas. El país habría indicado 7 millones de toneladas en 2022, según el Banco Africano de Desarrollo (AfDB), frente a los 4,6 millones de toneladas de 2019. Y, según el viceministro de agricultura, Mélès Mekonnen, la cosecha de este año cubrirá íntegramente las necesidades de Etiopía, que ascienden a unos 9,7 millones toneladas

Lea también: Artículo reservado para nuestros suscriptores En Etiopía, las heridas abiertas de la guerra en Tigray

Optimista, Addis Abeba afirma que 2023 será el primer año en que el país no importará trigo del extranjero. «Es un objetivo muy poco realista en este marco de tiempo y con las capacidades limitadas de Etiopía», juzga por el contrario un estudio del Departamento de Agricultura de Estados Unidos, publicado en 2022, que pone en duda las cifras adelantadas por las autoridades. Etiopía todavía importó 1,6 millones de toneladas en 2022.

En busca de soluciones para resolver la escasez de divisas, Abiy Ahmed realmente quiere hacer del trigo una máquina para ganar dólares. Según el Primer Ministro, Etiopía está a punto de exportar sus cereales a la subregión: a Kenia, Djibouti y Sudán.

“Precio no suficientemente competitivo”

“La idea del programa de exportación etíope no se basa en modelos económicos, es sobre todo una herramienta diplomática para Abiy Ahmed”, dice un funcionario del Ministerio de Comercio e Integración Regional, que desea permanecer en el anonimato. Suponiendo que varios países de África oriental deseen comprar trigo etíope en el futuro, «actualmente no hay transacciones ni compradores en la región»agrega Gerald Masila, director del East Africa Grain Council. Y “El precio del trigo etíope no es lo suficientemente competitivo frente a los cereales importados de Rusia, Estados Unidos y Ucrania”terminó.

LEER  “La reapertura del Museo del Bardo es una emergencia para la cultura, el turismo y nuestra historia común”

¿Abiy Ahmed priorizaría su ambiciosa agenda de exportación a expensas de los consumidores y agricultores etíopes? “Nosotros asumimos el costo para que el gobierno pueda un día realizar sus exportaciones”molesta a Tolosa Ayele, una campesina de los alrededores de la capital Addis Abeba, que está alarmada por esta política «injusto».

Agricultores en Gondar, norte de Etiopía, en noviembre de 2020.

Las autoridades etíopes obligan a unos 1,3 millones de productores de trigo a vender directamente a cooperativas dirigidas por el gobierno, que luego supervisan la distribución. Problema: el precio de compra pagado por el gobierno está por debajo de las tasas de mercado. Tanto es así que decenas de miles de agricultores se niegan a venderle sus cosechas.

Boletin informativo

“El mundo de África”

Todos los sábados, encuentre una semana de noticias y debates, por la redacción de «Monde Afrique»

Inscribirse

Tolosa Ayele ha estado almacenando su trigo en su finca durante semanas, esperando días mejores. “Si vendo mi trigo al gobierno (0,56 euros el kilo), no sé si podré sembrar la próxima temporada. Estoy esperando a que suban el precio de compra», asegura. En efecto, el precio ofrecido no tiene en cuenta la inflación galopante, y en particular la de la gasolina y los fertilizantes agrícolas.

Lea también: Falta de lluvia, el Cuerno de África nuevamente amenazado por la hambruna

La paradoja es total. Una Etiopía destinada a convertirse en un imperio de cereales está experimentando escasez en sus propias ciudades. En el mejor de los casos, el trigo se compra en el mercado negro (1,20 euros el kilo). En el peor de los casos, conduce al cierre temporal de las panaderías. “¡Es increíble, a pesar de lo que nos dice el gobierno, el trigo ahora cuesta el doble que en años anteriores! »exclama Awelu Mohamed, un tendero del centro de Addis Abeba.

LEER  En Colombia, primeras imputaciones a ex-FARC por reclutar niños soldados

» Dos pájaros con una piedra «

Mientras espera ser exportado algún día a África oriental, el trigo etíope se vende a organizaciones extranjeras que operan en Etiopía. El Banco Mundial compró el equivalente a 60 millones de euros de Addis Abeba a principios de marzo. Por su parte, el Programa Mundial de Alimentos (PMA) debe adquirir 35.000 toneladas del mismo para poder distribuirlo en las zonas que necesitan asistencia alimentaria.

Un portavoz del gobierno, Legesse Tulu, dio la bienvenida a un » gran primer lugar donde los ciudadanos etíopes recibieron ayuda humanitaria mientras permitían al gobierno ganar divisas a través de la exportación de trigo «. » ¿No es eso lo que llamamos matar dos pájaros de un tiro? », bromeó con cinismo en su cuenta de Facebook, antes de retirar su mensaje de la plataforma. El negocio es realmente lucrativo. La operación reportó 200 millones de dólares (185,7 millones de euros) al Estado.

Lea también: Artículo reservado para nuestros suscriptores La guerra en Ucrania, un indicador de la crisis alimentaria mundial

Pero aún no es suficiente para las organizaciones no gubernamentales (ONG) prescindir de cientos de miles de toneladas de cereales, en particular de Ucrania y los Estados Unidos. Para disgusto del primer ministro Abiy Ahmed, quien en noviembre comparó la ayuda alimentaria internacional con “un analgésico peligroso al que el país se vuelve adicto fácilmente” y del que Etiopía debe prescindir.