El déficit del Estado sube hasta el 2,5% del PIB por liquidación del sistema de financiación autonómico y local | Economía

El déficit del Estado sube hasta el 2,5% del PIB por liquidación del sistema de financiación autonómico y local | Economía

El déficit del Estado hasta agosto alcanzó el 2,54% del PIB (36.313 millones), una cifra equivalente a 36.313 millones y por encima del 1,89% de hace un año. Este resultado, que publica este viernes el Ministerio de Hacienda, se ha visto afectado “en gran medida” por la liquidación del sistema de financiación autonómico y local de 2021 practicada en julio. La operación ha supuesto un aumento de déficit para el Estado de 11.798 millones.

El departamento dirigido por María Jesús Montero también ha publicado este viernes el dato del déficit público del conjunto de las Administraciones, en este caso relativo a la primera mitad del año. Este se situó en el 2,29% del PIB (32.876 millones de euros), un descenso de un 5,1% con respecto al mismo periodo del año pasado. El objetivo del Gobierno es cerrar el ejercicio con un desfase que no supere el 3,9% del PIB.

La recaudación fiscal, en cambio, creció un 4,5% entre enero y agosto, frente al 3,9% del mes anterior. Según los datos difundidos este viernes por la Agencia Tributaria, alcanzó los 176.315 millones de euros. Los tributos directos —IRPF y sociedades— y las nuevas figuras fiscales son las que más han contribuido al incremento, mientras que los impuestos ligados al gasto han reducido su participación, en parte por estar rebajados y en parte por el menor incremento de los precios comparado con el año anterior. Si solo se considera el mes de agosto, el aumento ha sido del 8%, pero en este caso hay que tener en cuenta unos elementos que distorsionan la comparación: en ese mes se contabilizó tanto la aportación del Impuesto Temporal de Solidaridad de las Grandes Fortunas, por un total de 619 millones, así como del tipo mínimo del 15% para las multinacionales, con una recaudación estimada de 538 millones.

LEER  Iberdrola dispara su beneficio un 17%, hasta los 3.637 millones, y mejora sus previsiones | Economía

Los ingresos brutos por IVA, el impuesto sobre el consumo por excelencia, disminuyeron un 7,2% en el mes de agosto. En el acumulado del año avanzaron un 1% (hasta los 25.023 millones), la tasa interanual más baja desde febrero y muy lejos de las cifras de doble dígito del año pasado. Este frenazo comenzó a notarse ya en julio, cuando empezó a agravarse la caída de la recaudación del impuesto por los menores incrementos de precios —la inflación en julio y agosto se situó por debajo del 3%— y las reducciones de tipos de los alimentos básicos y los productos energéticos. Según la Agencia Tributaria, el crecimiento del impuesto hubiera sido superior en más de un 4% sin las rebajas fiscales aprobadas para mitigar el impacto de la inflación.

El comportamiento de los impuestos especiales tampoco fue particularmente positivo en el acumulado del año, aunque mejor con respecto a los meses pasados por los avances en el precio de los carburantes. Los ingresos por esta categoría de tributos avanzaron entre enero y agosto un 1,2%, hasta los 13.651 millones, pero sin la nueva figura sobre plásticos no reutilizables, que aportó 402 millones, hubieran disminuido un 1,8%. Los tributos sobre hidrocarburos aportaron un 0,9% menos hasta agosto, pero un 4,4% más en el mes, y también mejoró la recaudación por el gravamen sobre el tabaco; la recaudación en los impuestos sobre el alcohol, por otra parte, disminuyó un 5,7% en agosto.

Crecimiento “intenso” del IRPF

El impuesto sobre la renta de las personas físicas (IRPF), la figura más importante de todo el sistema fiscal, experimentó un crecimiento “intenso” hasta agosto, del 9,6% (por un total de 82.505 millones), pese a los cambios normativos puestos en marcha. Los más relevantes son el incremento de la reducción rendimientos del trabajo que se aprobó en los Presupuestos de 2023, y que hasta ahora ha restado más de 800 millones a la recaudación, y las modificaciones autonómicas aprobadas el año pasado en los mínimos personales y familiares, en las tarifas y deducciones, que han supuesto una merma de 1.677 millones.

LEER  Las subidas de tipos de la Fed dependen de la solidez del empleo y la economía

Las retenciones del trabajo, por su parte, mantuvieron una senda creciente y registraron un avance “considerable”, por encima del doble dígito tanto en el sector público como en el privado, siendo los ingresos que más influyen en el incremento de la recaudación desde enero, reflejo de que el empleo sigue aguantando. “El empleo se muestra más dinámico que en meses previos”, señala el informe publicado hoy por la Agencia Tributaria. “Sin embargo, las subidas salariales no han sido tan elevadas como en la primera parte del año, y el tipo efectivo se redujo”, añade.

El impuesto de sociedades también ha crecido con fuerza, con un repunte del 10,5% hasta agosto en los ingresos homogéneos, en parte gracias al tipo mínimo del 15% que empezó a aplicarse por primera vez en la declaración relativa al año pasado. Sin embargo, las devoluciones de la declaración anual (en su mayoría del ejercicio 2021, pagadas a comienzos de año, y consecuencia de recursos) crecen un 57,1%, por lo en conjunto se registra una caída de la recaudación del 10,8%.

LEER  Pedro Castillo, el informático con el chip de la reinvención

Sigue toda la información de Economía y Negocios en Facebook y X, o en nuestra newsletter semanal

La agenda de Cinco Días

Las citas económicas más importantes del día, con las claves y el contexto para entender su alcance.

RECÍBELO EN TU CORREO